La irrupción del comercio chino en la conurbación que preocupa a empresarios nacionales

FUENTE: DIARIO EL DIA
En los últimos años, y sobre todo en los últimos meses se ha instalado una cantidad importante de tiendas de formato chino en el centro de las ciudades de La Serena y Coquimbo, con productos económicos y de origen asiático. Los gremios nacionales del sector acusan que la competencia ha afectado el desempeño de la industria.

El reemplazo de la emblemática tienda de La Elegante en el centro de La Serena (Cordovez entre Cienfuegos y O’Higgins) por una multitienda de origen chino a principios de este año fue una de las situaciones que encendió las alertas entre los empresarios regionales ligados al comercio.
Si bien hace ya tres años han venido observando cómo negocios de origen asiático se han ido instalando en los sectores céntricos de la ciudad, en los últimos meses hubo un verdadero boom en La Serena y Coquimbo, donde ya se cuentan más de 10 tiendas de este tipo. Una realidad que estaría complicando el desarrollo del negocio para los empresarios chilenos.
NEGOCIOS FAMILIARES ATENDIDOS POR SUS DUEÑOS Y COTERRÁNEOS CHINOS

Al recorrer los centros de la conurbación, se observa que la dinámica es la misma en todas las tiendas de origen chino. Se trata de locales comerciales que superan los 20 o 30 metros cuadrados que caracterizan a los nacionales, y algunos alcanzan incluso los 200 metros cuadrados y más. Es el caso del establecimiento ubicado en Cordovez con Los Carrera, a un costado de la notaría Leyton.

“La irrupción de los chinos no la vemos con buenos ojos. Además sus productos no son de buena calidad”. Fernando Guzmán, presidente de la Cámara de Comercio de Coquimbo.

Si bien la fachada es más bien tímida, hacia atrás se extiende un amplio galpón con todo tipo de productos muy económicos y de origen asiático: desde comida, pasando por artículos de aseo, cocina y mobiliario para la casa, hasta ropa o papelería. Una variada oferta que caracteriza de manera uniforme a todos estas tiendas. Al igual que su manera de operar, ya que son atendidos generalmente por sus dueños y la familia. En algunas excepciones, las tiendas cuentan además con el apoyo de empleados de habla española, quienes muchas veces hacen el papel de traductores con los clientes.

Se trata de colonias sumamente herméticas, algo que se confirma al intentar abordarlos con el fin de conversar con ellos.

Y así también lo confirman desde las Cámaras de Comercio de La Serena y Coquimbo, quienes aseguran que nunca han mostrado interés en unirse a los gremios. “Son personas muy cerradas, no hay una relación con su entorno, o con el gremio, todo se queda en su círculo y no es uno virtuoso desde el punto de vista comercial”, asegura Fernando Guzmán, presidente de la Cámara de Comercio de Coquimbo.

LA PREOCUPACIÓN DEL GREMIO NACIONAL

Frente a la situación, Patricio Araya, presidente de la Cámara de Comercio de La Serena, señala que el fenómeno chino comenzó hace varios años atrás, cuando empezaron a llegar a la región empresarios chinos en masa. “Si bien en La Serena tenemos familias asiáticas que llegaron hace 30 o 40 años y que tienen una larga historia de negocios exitosos en la zona —que han aportado al desarrollo económico de la región—, hace solo un par de años se dio este nuevo boom chino”, dice Araya.

La competencia de este tipo de comercio, explica Araya, los ha golpeado fuerte. “Ellos traen productos de bajo precio, pero hay que recordar la calidad, que no es la misma que la que tenemos nosotros”, acusa.

Coincide con él Guzmán, quien sostiene que efectivamente la llegada del comercio al país (porque es un fenómeno que se observado en todas las regiones) es bastante intensa y eso afecta al comercio establecido nacional, que debe reconvertirse, readecuarse para poder hacer la competencia.

30% ha caído la actividad comercial en un año, según cifras de los gremios en la región.

“Estos locales chinos muchas veces entregan el mismo servicio, o venden las mismas cosas entonces están saturando la ciudad con algunos productos. Se ha generado una competencia muy intensa”, comenta el presidente del gremio comercial de Coquimbo, quien agrega que en la ciudad puerto, solo en la calle Aldunate, hay ya siete locales comerciales chinos de tamaño grande.

“La irrupción de los chinos no la vemos con buenos ojos. Además sus productos no son de buena calidad. Quita mucho mercado a los chilenos y no entrega un buen servicio”, condena.

Por su parte, Patricio Araya sostiene que otro aspecto negativo es que generalmente contratan en sus tiendas a empleados de procedencia china, por lo tanto no dan empleo al grueso de los habitantes de la región. “Hay que recordar que el gobierno chino subvenciona a empresarios de esa procedencia en Chile para que contraten a compatriotas, entonces estaríamos en desigualdad de condiciones en términos de competir con ellos”, acusa el presidente del gremio serenense. “Nos duele que comerciantes de la región estén quebrando por este tipo de fenómenos”, revela.

COMERCIANTES ACUSAN BAJA EN EL COMERCIO

Hay que recordar además que el comercio ha experimentado una ralentización importante desde el año pasado en la conurbación.

Según comentaron los gremios, las bajas anuales se acercan al 30% en ambas ciudades. “El rubro ha estado de capa caída porque somos una de las regiones más castigadas por el desempleo. Además, por ser una ciudad con mucha actividad minera, el poder adquisitivo se ha visto a la baja, debido también por el comportamiento de esta industria, donde el precio del cobre ha mermado el empleo en esa área”, ha indicado Araya a diario El Día.

Y si bien las razones detrás de esta caída en la actividad no estarían directamente ligadas al fenómeno asiático, sí incide indirectamente, coinciden los empresarios.

“Nos duele que comerciantes de la región estén quebrando por este tipo de fenómenos”. Patricio Araya, presidente de la Cámara de Comercio de La Serena.

Con todo, en Coquimbo son optimistas a futuro, pues confían en que la renovación de las calles del centro va a reactivar la actividad.

“La cara del centro de Coquimbo va a cambiar bastante después de las remodelaciones para mejorar la experiencia de las personas que nos visiten. Por lo mismo queremos levantar en lo posible un mall abierto para facilitar el servicio y atraer una mayor cantidad de clientes a nuestro sector comercial abierto”, revela Guzmán. Para esto, buscan contar con el apoyo de las autoridades y generar una propuesta atractiva, para lograr ganancias a través de rebajas y concursos. “También buscamos tener entretención, seguridad y limpieza en las calles para reactivar el comercio”, concluyó.

LLEGADA DE FORMATOS CHINOS ESTARÍA RECIÉN COMENZANDO

Si bien en las regiones la irrupción de la cultura asiática ha llegado de la mano de empresarios más bien pequeños y familiares, en la Región Metropolitana este fenómeno ha sido aún más agresivo. Basta con observar las fuertes inversiones de la empresa Miniso en Chile —cadena china de tiendas de bajo costo que se especializa en mercancía para el hogar y de consumo—, y los planes que tienen en el país.

En una entrevista publicada en La Tercera, Yi Ma, vicepresidente en Sudamérica de Miniso, señaló que el plan inicial es 52 tiendas en un plazo de tres años.

En Chile, la oferta será de más de 3.000 productos, que incluyen moda, cosméticos, papelería, juguetes, hasta utensilios de cocina. Además, destaca la manera de ser del consumidor chileno. “Nos gusta cómo se vuelven fans de los productos. Esto, porque estudiamos muy bien sus gustos y de cierta manera ha funcionado”.

En concreto, pretenden llegar al segmento de la generación millennial, “que gusta de vivir bien, pero sin gastar mucho dinero”.

Detrás de las razones de expandirse en Chile, desde Miniso comentaron que lo que los motivó fue que se trata de un país con buena economía, con un mercado y ambiente muy estable.

CIFRAS DE EMPLEO CONFIRMAN QUE COMERCIO VA A LA BAJA

Uno de los factores que ha confirmado que la actividad comercial ha decaído en los últimos meses se refleja en las cifras de empleo, dadas a conocer por el INE esta semana.

De acuerdo a Guillermo Honores, analista del Observatorio Laboral de Coquimbo (UCN), el rubro en La Serena y Coquimbo ha bajado sustancialmente sus ventas. “De hecho, los comerciantes se han quejado que ha sido uno de los peores años a la fecha y que todavía no recuperan las ventas al nivel similar del 2014-2015”, sostuvo.

Esto se ha materializado en menores empleos, cayendo La Serena en un 2,7% y Coquimbo en un 2,8% en relación al mismo trimestre móvil de año pasado. “En Coquimbo, esta baja en ocupaciones viene viéndose desde después del terremoto del 2015, que en promedio ha presentado tasas negativas de crecimiento del orden del 7% desde septiembre del 2015”, comentó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *