Cámara de Comercio de Coquimbo sueña con un “centro comercial a cielo abierto”



(Imagen referencial)

Convertir al centro de Coquimbo en un “centro comercial a cielo abierto” es la propuesta que ha realizado en diversas instancias el presidente de la Camara de Comercio y Turismo de Coquimbo, Fernando Guzmán. La idea hace referencia a transformar el centro coquimbano en un paseo comercial, que considere terrazas temáticas, fachadas y vitrinas a la altura del desafío, señaléticas especiales para consumidores y turistas, mayor iluminación, un sistema de administración propio y seguridad, todo esto acompañado de una variada agenda extra comercial enfocada en la cultura y la entretención.

 

Lo que para los comerciantes de Coquimbo es un anhelo, en países como Argentina (Mendoza y Buenos Aires) y España ya es una realidad. Se trata de una exitosa política urbana, donde se intervienen áreas públicas para  favorecer el turismo, haciendo frente al declive de la dinámica comercial minorista ante el surgimiento de grandes centros comerciales. A lo anterior se suma la lucha por erradicar la proliferación de vendedores ambulantes y la sensación de inseguridad, abogando siempre por el fortalecimiento de la identidad local.

 

Una iniciativa que se acerca a la propuesta del gremio de los comerciantes de Coquimbo es la que se está desarrollando en calle Bandera de Santiago. Una radical intervención urbana que desde diciembre de 2017 transformó a esta calle en “Paseo Bandera”. Las cifras son decidoras. Desde su inauguración el tránsito peatonal subió un 325%, pasando de 27 mil a 88 mil personas por día. Además a Agosto del 2018, las ventas del comercio aumentaron cerca de un 20% y el 96% de los usuarios del paseo estaba completamente satisfecho con la intervención.

 

Fernando Guzmán explica que esta es una idea que vendría a potenciar el comercio y el turismo de Coquimbo. “En Argentina, así como también en países de Europa, se vela por el resguardo de los pequeños comerciantes. Los grandes malls se instalan en sectores alejados del centro comercial tradicional, permitiendo que la ciudad se descentralice y de paso no perjudique a los más pequeños. Lamentablemente Coquimbo es lo contrario a esa realidad, con un mall en pleno centro y que ha afectado duramente a las pymes”.

 

Para el dirigente del comercio, la idea de un centro comercial a cielo abierto es perfectamente viable hoy día, con los trabajos de mejoramiento que se realizan en el centro de la ciudad.

 

“Creemos que las obras del centro que tanto nos han perjudicado por la forma en que se han hecho, significarán a futuro una gran oportunidad. Junto con potenciar al comercio y el centro, en el ámbito turístico sería muy atractivo para quienes llegan en cruceros y desean quedarse en la comuna. Además, parte del trabajo para tener un paseo comercial a cielo abierto estaría hecho. La peatonalización, los cambios de veredas, el soterramiento del cableado eléctrico y nuevas luminarias, ayudan a hacer realidad este anhelo”.

 

Guzmán resalta que la concreción de una iniciativa como esta, involucra también el compromiso de los comerciantes para poder desarrollar campañas de marketing, capacitación empresarial, unificación de letreros publicitarios, entre otras, iniciativas que debiesen trabajarse en una gran alianza público privada.

 

Estudio en proceso

 

Para evaluar la factibilidad de concretar esta iniciativa y promoverla entre las autoridades, actualmente la Cámara de Comercio y Turismo de Coquimbo se encuentra trabajando con dos estudiantes de Ingeniería Comercial de la Universidad Católica del Norte (UCN), quienes realizan su práctica profesional con trabajo en terreno.

 

El estudio que se realizará hasta el mes de octubre, considera la eventual concreción de un centro comercial a cielo abierto en calles Melgarejo y Aldunate, con un territorio que comprende desde el sector  El Empalme hasta el Barrio Inglés y las calles que atraviesan.

 

Las alumnas Gilia Contreras y Rocío Arcos son las encargadas de llevar al papel esta propuesta. “Cuando el presidente de la cámara nos contó el anhelo de un centro comercial a cielo abierto a nosotras nos motivó bastante poder trabajar en el desarrollo de una propuesta para que toda la ciudad se vea favorecida. Nos parece que es novedoso y su potencial de desarrollo es amplio, porque involucra a comerciantes, vecinos del centro de Coquimbo, clientes y a los turistas que llegan a la comuna”, comenta Rocío.

 

El trabajo de las estudiantes considera la recopilación de datos en torno a la experiencias de centros comerciales a cielo abierto en el mundo, además de la aplicación de encuestas, estrategias de investigación de mercado, análisis FODA, propuesta de plan para su desarrollo y un diseño arquitectónico 3D que permita mostrar cómo sería en la práctica su funcionamiento. 

 

Parte del levantamiento de información se realiza también a través de Internet. Gilia Contreras comenta que “de este proceso ya existen algunos datos que dan cuenta de las principales problemáticas que las personas visualizan en el centro de Coquimbo, como la falta de limpieza, la inseguridad, el comercio ambulante, la gran cantidad de perros callejeros, entre otros. De todas formas estamos comenzando y nos resta seguir trabajando en las calles de Coquimbo”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *